Aviso por los comentarios

AVISO: Es probable que en algunas redes sociales existan cuentas, muros o perfiles a mi nombre. NADA DE ESO ES VERDADERO.

Las únicas 2 (dos) vías de sociabilidad virtual que manejo son este blog y mi página en FB. Ninguna otra cuenta, muro o perfil —en Facebook, Twitter o donde sea— me representa. Por lo tanto, no me hago cargo de lo que ahí puedan decir o escribir personas inescrupulosas.

miércoles, 15 de febrero de 2017

POSTITULOS EN LA FUNDACION, PARA QUIENES SE INTERESEN

Esta semana se reabrieron las inscripciones a los Postítulos en Pedagogía de la Lectura que se dictan en el Instituto de Estudios Superiores de la Fundación. Estoy muy contento y orgulloso por el inicio de la segunda cohorte de futuros especialistas en Pedagogía de la Lectura. Las especialidades que se imparten son las mismas del año pasado: en Literatura Infantil y Juvenil; en Literatura Argentina y Latinoamericana; y en Literatura del NEA y el Gran Chaco Americano.
Los Postítulos duran tres cuatrimestres, se inician a mediados de Marzo e implican una jornada presencial mensual. Las clases se dictan en la sede de la Fundación, en Resistencia. Per también se dictará desde Marzo una cohorte en la Ciudad de Presidencia Roque Sàenz Peña, en el centro de la Provincia del Chaco.
Y por si fuera poco se abrirá, desde este año, el Postítulo en Pedagogìa de la Lectrura de cursada virtual para aquellos/as que residan a más de 500 kilómetros de Resistencia.
Para informes y pre-inscripción, escribir a: fmg2015@fundamgiardinelli.org


https://www.youtube.com/watch?v=M_-QXJhJlT0


miércoles, 8 de febrero de 2017

Más de un mes sin LECTURARIO... Aquí el # 54

Lecturario # 54. Pigna, Quirós, Chikiar y más narradores chinos

* Sigo deslumbrado por "Manuel Belgrano. El hombre del Bicentenario", biografía del enorme prócer argentino que Felipe Pigna publicó hace exactamente un año. Obra maestra, me parece, porque no sólo es un recorrido de vida sino también una nueva evaluación –documentada y original– de quien fue mucho más que un militar mediocre que un día se inspiró y creó nuestra bandera, como se nos hizo creer a varias generaciones de argentinos.
            La historiografía oficial, canalla y falaz, se encargó de ocultar los raasgos principales de quien con este libro queda claro que fue uno de los grandes hacedores de lo mejor de esta república.
            Joven abogado a cargo del Consulado en representación del Rey de España, a Belgrano lo sublevaba la falta de educación técnica y la cerrazón de la corona española, que se desinteresaba de que los criollos pobres aprendiesen a leer y a escribir. Por eso en 1798 redactó el primer proyecto de enseñanza estatal, gratuita y obligatoria de lo que es hoy la Argentina.
            Él mismo fundó la Escuela de Agricultura y la Escuela de Pilotos (para operar el puerto porteño), y ya en 1810 propuso en la Gaceta de Comercio: "Pónganse escuelas de primeras letras costeadas (...) de las Ciudades y Villas (...) y muy particularmente en la Campaña (...y) obliguen los jueces a los padres a que manden sus hijos a la escuela, por todos los medios que la prudencia es capaz de dictar".
            Junto con Domingo Faustino Sarmiento, hoy en mi opinión también mal comprendido, Belgrano fue el gran antecesor de las mejores ideas educativas del gran sanjuanino. Los dos fueron, de hecho, fundadores del desarrollo intelectual argentino, uno en el siglo XVIII y el otro en el XIX. Y no me parece casual que ambos, –los dos primeros que pensaron y propusieron la educación pública universal, gratuita, obligatoria y laica–, sean hoy los dos próceres argentinos más menoscabados.
            Durante muchos años Belgrano y Sarmiento fueron degradados por la oligarquía criolla, esa élite apátrida y cipaya que pensó siempre a la educación como negocio y como destino exclusivo de sus hijos. Leyendo este libro imprescindible vemos al Doctor Belgrano y no al general, y lo vemos pensando –veinte años antes de la Independencia– una nación con maestros bien formados y capacitados, con bibliotecarios competentes, es decir lectores y mediadores, y en donde había que considerar las necesidades de un país tan complejo como el nuestro. Belgrano fue el maestro de Sarmiento, de hecho, y ambos fueron pioneros de una docencia consciente de su misión de educar con inclusión y espíritu solidario para formar ciudadanos de la democracia (Planeta).

* "La luz mala dentro de mí" se titula el reciente libro de cuentos de Mariano Quirós, ascendente narrador que se ha hecho conocer y ocupa ya un valioso espacio en la literatura argentina joven. Autor de varias novelas de índole chaqueña (algunas comentadas en este Lecturario), Quirós en este caso recurre a figuras familiares, particularmente un padre (el libro está dedicado al del autor) devenido personaje. Pero uno que, entre gracioso y chocante, produce en el lector sucesivamente rechazo y simpatía (poca) y todo en ambientes reconociblemente chaqueños. (ConTexto, serie Mulita).
* Hace rato debí haber escrito esto, pero se me fue pasando y ahora, ordenando mi biblioteca que ya está casi toda en la Fundación, me salta un gordo y sabroso volumen de 920 páginas que leí creo que en 2012 o 2013 y no sé por qué no lo traje a mi Lecturario. Hablo de "Virginia Woolf. La vida por escrito", un capolavoro de Irene Chikiar Bauer. Una biografía literaria cuidada, respetuosa y hasta estupendamente ilustrada. Creo yo que no debe haber otra así sobre la gran escritora, pensadora y feminista británica. Un libro delicioso y desafiante. (Planeta).

* Hace rato debí haber escrito esto, pero se me fue pasando y ahora, ordenando mi biblioteca que ya está casi toda en la Fundación, me salta un gordo y sabroso volumen de 920 páginas que leí creo que en 2012 o 2013 y no sé por qué no lo traje a mi Lecturario. Hablo de "Virginia Woolf. La vida por escrito", un capolavoro de Irene Chikiar Bauer. Una biografía literaria cuidada, respetuosa y hasta estupendamente ilustrada. Creo yo que no debe haber otra así sobre la gran escritora, pensadora y feminista británica. Un libro delicioso y desafiante. (Planeta).

* También vengo demorado con algunos libros de la literatura china contemporánea, que tuve ocasión de leer antes, durante y después de mi visita a ese impactante país en diciembre pasado. Por lo menos, quiero destacar un relato delicado y profundo de Ye Duoduo, una de las más sensibles escritoras chinas, sureña, de la provincia de Yunnan. En su libro "La vida cotidiana de las mujeres lähù de Lancang" describe la lucha entre tradiciones y modernidad que afecta especialmente a mujeres de comunidades milenarias que se debaten entre la preservación de sus costumbres ancestrales y las agresivvas imposiciones de ese dios moderno llamado "mercado". Un libro lleno de amor, algo triste y muy intenso, poético y dulce. (China International Press).

* Cun Wenxue es uno de los escritores más reconocidos y premiados de China, y en su libro "Las zarcas nieves de Biluo" describe la vida marginal en una aldea perdida en lo más alto de las montañas que conducen al Tibet, donde vive un pueblo de la etnia Lisu que se autoconsidera descendiente del oso negro. Novela documental y sociológica, introduce a los lectores occidentales en un mundo absolutamente inesperado. (China International Press).


* Otro libro chino que me ha impresionado es "De regreso a 1942", de Liu Zhenyun, un exitoso y popular narrador, filólogo e historiador de aquel impresionante país. En este libro narra la hambruna feroz en la provincia de Henan, que en sólo aquel año mató a más de tres millones de habitantes. En medio de la burocracia política y la desidia de los funcionarios, y además en un contexto de guerra (China padecía entonces la invasión imperial japonesa), los horrores del hambre absoluto son descriptos con frialdad y crudeza. Un libro duro, más de corte periodístido que literario, pero que te deja con la boca seca. (China International Press).

lunes, 6 de febrero de 2017

LA TAREA

Mi art ículo de hoy en el diario Página/12:
https://www.pagina12.com.ar/18471-la-tarea

LA TAREA

Tal como desde 2015 advirtieran esta columna y algunos colectivos como El Manifiesto Argentino, el macrismo-radicalismo gobernante emprende este año la miserable tarea de nuevamente privatizar YPF y Aerolíneas Argentinas, así como ya iniciaron el vaciamiento de la Anses para que “el negocio” de las jubilaciones vuelva a ser manejado por los bancos a través de las AFJP.
Elecciones de octubre mediante, si parte de la ciudadanía persiste en su ceguera, este país que amamos, aunque no estalle, seguirá siendo destruido minuto a minuto. Y la sociedad ni se dará cuenta porque el sistema mentimediático continuará ocultando todo. Como ahora mismo, que no se habla de las elecciones de la semana que viene en Ecuador, donde se prepara una estafa similar para vencer al candidato del presidente Rafael Correa. Como tampoco se informa del Brasil real, corrompido y con millones de marginados; ni de la corrupción en España que ya alcanza a la corona y exacerba al independentismo catalán; ni del proceso de paz en Colombia, que, con errores y dificultades, está consiguiendo resultados extraordinarios. Y por supuesto no dicen ni una palabra de la derrota de los EE.UU., Europa e Israel en Siria.
Ése es el contexto. Así de grande es el engaño en que estos tipos mantienen al pueblo argentino. Y así de grande el desafío. La Reforma Constitucional, entonces y una vez más, es el único camino para el cambio verdadero que nuestra sociedad necesita, y el momento de exigirla es ahora. 
La Argentina necesita una nueva Constitución Nacional para que el pueblo se gobierne a sí mismo y no a través de “representantes” que siempre distorsionan los mandatos recibidos. Una CN que defina para siempre que la salud, la educación y la previsión social son responsabilidad estatal básica y el papel rector del Estado es irrenunciable e insustituible; que el subsuelo del territorio nacional es de todos y no de cada gobernador y que esa propiedad es exclusiva, excluyente e indelegable del Estado Argentino. 
Además y entre otras definiciones fundamentales la nueva CN deberá declarar que esta nación honrará solamente la deuda externa pública legítima, o sea aquella que apruebe el Congreso por dos tercios, y no asumirá responsabilidad alguna ante endeudamientos dispuestos por funcionarios descontrolados.
Asimismo, deberá establecer para siempre que el negocio de la información no puede ser monopólico y cada servicio debe ser brindado por prestadores en competencia y sin exclusividad. Como en los Estados Unidos, donde bajo controles y límites precisos sólo se permiten expansiones en forma horizontal, lo que significa que los medios televisivos no pueden ser propietarios de diarios, revistas, radios o cables, ni los de éstos, propietarios de otros medios.
Una nueva Constitución, por espíritu nacional y conciencia popular, debería desautorizar absolutamente y para siempre toda política de destrucción del tejido industrial y productivo de la nación, que es la verdadera y única garantía de paz social. Y enmarcar una política agraria equitativa y protectora del pequeño productor, que impida o grave fuertemente al latifundio, garantice el arraigo y ponga en manos del Estado el manejo del comercio exterior tanto agrario como industrial. 
Todo esto no es pura utopía, y estamos a tiempo de instalar esta conciencia en la ciudadanía. Por eso son inútiles las batallas ideologistas que llevan a perder tiempo para entretener a progres con necesidades básicas ultrasatisfechas. 
Ahora lo urgente es recuperar los mejores sentimientos nacionales que nos fueron inculcados por generaciones, y que están vigentes. Esos que los dictadores traicionaron cuando Malvinas, y sin embargo siguen vivos. Esos que las jóvenes generaciones todavía pueden comprender, antes de que estos tipos privaticen incluso la educación y por ejemplo el año que viene, centenario de la reforma de 1918, empiecen a arancelar las universidades. Esos sentimientos de Patria que nos formaron como nación –y que honraron San Martín, Belgrano, Rosas, Yrigoyen, Perón y muchos próceres contemporáneos, radicales, socialistas y peronistas– aún tienen sentido a pesar de los colonizados como vemos en todos los partidos. 
Acaso sea la última oportunidad de la Argentina, porque le están lavando velozmente la cabeza no sólo a los grandes, sino a los chicos. Los mantienen paveando ante dispositivos electrónicos mientras a los grandes los anestesian con Legrand, Tinelli y la telebasura, y también con ficciones envasadas cuyos guiones sólo fortalecen la ideología imperial dominante. 
Así es como convierten a la ciudadanía en mercado, en meros consumidores. Y así degradan y neutralizan la potencia creadora de la juventud. Estos tipos son más que meros psicópatas perversos. Son abusadores de la confianza de millones de ciudadanos a los que primero engañaron, y ahora los violan en todos sus derechos e ilusiones.
La RC es el único camino. Pero no a la manera que la CN vigente dispone, que es un sistema que se prefeccionó durante un siglo y medio para que reformarla sea un laberinto imposible y nunca pueda cambiarse en profundidad. Por eso, aunque de origen liberal y progre para su época, hoy es ultraneoliberal y de hecho intocable y al servicio de quienes destruyen el trabajo, la educación y la paz.
El modelo de reforma es la de 1949, que fue la única de carácter social y que se canceló por un bando militar en 1956 ante la silenciosa aceptación de toda la clase política argentina, que en los últimos 61 años no dijo ni pío.
La CN debe reformarse ahora por voluntad popular, por plebiscito y para cambiar todo lo necesario en profundidad, en aras de una democracia participativa que no desdeñe la representatividad pero que no permita y sí castigue las traiciones de los representantes. Y debe habilitar reformas para ser siempre moderna, pero inmodificable en los principios.
Que nadie venga ahora con el cuento estúpido de que todo esto es idealismo. Esto es una tarea, señoras y señores. Ciclópea, noble, necesaria y urgente. Y quizás la última antes de que nos quedemos sin Patria.@

domingo, 5 de febrero de 2017

EL MANIFIESTO ARGENTINO y la EDUCACIÓN

El Manifiesto Argentino
ante la veloz degradación del sistema educativo nacional

Frente al evidente vaciamiento del Ministerio de Educación de la Nación que concreta el gobierno macrista-radical desde finales de 2015, El Manifiesto Argentino repudia la discontinuación de las políticas pedagógicas positivas implementadas desde 2003, así como los despidos y posterior represión ejercidos contra los trabajadores de la Educación.

El Manifiesto Argentino considera a la educación como derecho colectivo en el marco de
procesos institucionales de enseñanza y aprendizaje. Por eso rechaza el reemplazo de pedagogos por gerentes a cargo del Ministerio de Educación, así como la intervención de empresas e instituciones transnacionales en el sistema, el recorte de becas y ayudas y el desmantelamiento del INET, coherente con la actual política de desindustrialización. En consecuencia también se denuncia la inicua creación de una dirección nacional dedicada a la detección y promoción de talentos individuales, así como la instauración positivista de las neurociencias y el énfasis en las condiciones mentales-cerebrales de los alumnos.

El Manifiesto Argentino rechaza el cambio estructural que transforma al Ministerio de Educación en una burocracia que deja de pensar la educación por niveles y modalidades (con lo que ignora la realidad específica de miles de escuelas que hasta ahora contaron con equipos técnicos de especialistas para situaciones pedagógicas concretas) y denuncia que la nueva lógica de funcionamiento desresponsabiliza al Ministerio de la vida cotidiana de las escuelas, los maestros, profesores y estudiantes, que pasan a ser meros sujetos de una modalidad de evaluación que en realidad es de control.

El Manifiesto Argentino propone VOLVER a un SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL ÚNICO con validez en toda la república, que garantice que haya una plataforma curricular con una base estructural que conciba contenidos educativos igualitarios en todo el país y que sea organizado en función de las múltiples y complejas realidades de todo el territorio nacional. Y ello sin que implique pérdida de la autonomía administrativa de las jurisdicciones, y garantizando que los recursos económicos que se envíen a las provincias para la aplicación de políticas pedagógicas nacionales se ejecuten con transparencia y sin excepción con ese cargo.

El Manifiesto Argentino propone recuperar y mejorar la política de dotación directa de recursos materiales para la aplicación de las directrices pedagógicas a todo el padrón nacional de escuelas e institutos de formación docente, con envíos sistemáticos anuales de ludotecas, audiovideotecas, libros de texto y otros, kits de materiales para educación técnica, científica, de oficios y de arte, educación física, de tecnología para la tarea educativa, así como de dinero en efectivo para ejecución de mejoras de infraestructura e implementación de proyectos pedagógicos institucionales participativos específicos, con un sistema de compras y distribución transparente que la ciudadanía pueda controlar fácilmente mediante ágiles circuitos administrativos y accesibles herramientas on-line.

El Manifiesto Argentino exige la recuperación plena del Plan Conectar Igualdad, que estimuló el talento de millones de estudiantes, además de que generó tecnología y trabajo argentino. Debe ser política de Estado la distribución de tecnología digital para que todos los estudiantes del país, sin diferencias, tengan acceso a lo que sucede en el mundo.

El Manifiesto Argentino llama a recuperar y ampliar significativamente los contenidos y el espíritu de los programas e iniciativas transversales que mejoraron el sistema en los últimos años: educación sexual, prevención de violencia escolar, plan nacional de lectura, orquestas infantiles y juveniles, ajedrez escolar, educación y memoria de la historia reciente, educación y medios, educación por el arte, centros de actividades infantiles y juveniles en contraturno y días sábados en las escuelas. E integrarlos definitivamente en las currículas hasta sistematizar su implementación más allá de ser hasta ahora optativos.

El Manifiesto Argentino promueve la integración real del sistema bibliotecario escolar con todo el sistema educativo, garantizando la existencia de bibliotecas en todas las escuelas e institutos, así como cargos profesionales, mantenimiento infraestructural, conexión en red y renovación anual de acervos.

Asimismo reclama la recuperación, mejora y universalización del sistema de formación docente virtual, gratuito y en servicio que comenzó con la iniciativa "Nuestra Escuela". Y a la vez propone actualizar los Núcleos de Aprendizaje Prioritario mediante debates participativos, planificando estructuras y contenidos que respeten y promuevan las características identitarias regionales, y a las que cada jurisdicción agregará sus temas prioritarios, garantizándose mecanismos de acompañamiento para todos los estudiantes en todas las escuelas del país.

El Manifiesto Argentino propone diseñar con toda urgencia un sistema propio e identitario de evaluación del funcionamiento de todo el sistema educativo, que no responda a intereses foráneos ni se proponga otros objetivos que la mejora pedagógica para la construcción de un país mejor, pensado y planificado por y para los argentinos.

Y por supuesto El Manifiesto Argentino exige recuperar la paritaria nacional y crear un sistema en el que no haya diferencias en los salarios básicos por el hecho de vivir en diferentes provincias.

En la República Argentina, 5 de febrero de 2017.

Junta Promotora Nacional Ejecutiva de El Manifiesto Argentino:
Mempo Giardinelli, Roberto “Tito” Cossa, Fortunato Mallimaci, Alejandro Mosquera, Emilce Moler, Noé Jitrik, Adrián Paenza, Tununa Mercado, Luis Borda, Andrés Avellaneda, Fernando Basso, Arnaud Iribarne, Julio Rudman (Mendoza), Carlos D. Resio (Misiones), Natalia Porta López, Atilio Fanti (Chaco), Pedro Peretti (Rosario), Mónica Ambort, Graciela Bialet, Jorge Felippa, Juan Pablo Verguilla (Córdoba), Miguel Russo, Graciela Falbo (La Plata) y Carlos Bosch.

miércoles, 1 de febrero de 2017

OTRA VEZ NISMAN Y LA MANIPULACION

Mi nota de este lunes en Página/12:
https://www.pagina12.com.ar/17051-otra-vez-nisman-y-la-manipulacion

martes, 31 de enero de 2017

domingo, 29 de enero de 2017

Hoy se cumplen 20 años de la muerte de Osvaldo Soriano

He aquí la versión en castellano de la entrevista que me hizo por email esta semana el periodista Marco Ciriello;

—Qué queda de Soriano? Quién lee sus libros? Y Por qué?
            —A veinte años de la muerte de Osvaldo, yo creo que sigue vivo en la memoria de miles de argentinos que lo leían con placer, ansiedad y admiración. Claro que también es cierto que las nuevas generaciones lo conocen bastante menos, como una referencia literaria y como el autor de cuentos memorables como "El penal más largo del mundo", que es un clásico escolar y estudiantil muy leído por los jóvenes.

Por qué tuvo éxito en la década de 1980 y 1990?
            —Porque era un gran escritor, e interpretó como nadie cierto espíritu de época. Era brillante en la ironía, el humor, la agudeza para leer la política y además hizo un culto de su pasión deportiva. Todo eso lo constituyó en el autor más popular de aquellos años.

Usted como conoció a Soriano? qué efecto tuvo ?
            —Lo conocí en el año 1969 en la Editorial Abril. Habíamos llegado a Buenos Aires, él desde Tandil, yo desde el Chaco, e integramos la primera redacción de la revista "Semana Gráfica". Nos hicimos muy amigos y para mí fue como un hermano. Osvaldo era cinco años mayor que yo y a esa edad eso tiene mucho peso. Además ambos compartíamos iguales pasiones: la literatura, los gatos, el fútbol, la política. Esa amistad fue para siempre y para mí aún continúa. Caminábamos todas las noches la Avenida Córdoba, desde el Bajo hasta Palermo, donde entonces vivíamos. Solíamos detenernos a beber ginebra en algunos bares, si hacía frío, y en verano las inagotables aguas minerales que fueron un vicio para Osvaldo. A veces ìbamos hasta Corrientes, que entonces era una avenida luminosa y bella, y compartíamos mesas con colegas, como Carlos Llosa y Mauricio Borghi, un chico que era poeta y al que mataron las "Tres A".

Usted como Soriano ha estado en el exilio, cómo esa experiencia ha cambiado ustedes?
            —El exilio es un hecho traumático, como toda emigración, pero más aún si se debe a razones políticas, a persecusiones y a la necesidad de sobrevivir y rehacer la vida en otras geografías. Nosotros nos despedimos una noche del crudo invierno de 1976 sabiendo que el exilio cambiaría nuestras vidas. Y así fue.

 Si tuviera que retratar hoy Soriano a un chico que no lo conoce, que diría?
            —Le garantizaría que de hacerse amigo de Osvaldo estaría ganando encanto, cerebro y buenos momentos. Y le contaría la última vez que nos vimos, un año antes de su muerte. Fue en el Bar Suárez y ya estaba el ignominioso Dr. Menem en el gobierno. Osvaldo paría una novela tras otra, que es como decir un fulgor tras otro, y ya era el más grande de todos nosotros, el más original novelista de las últimas décadas y el único que hubiera podido ser una especie de Balzac argentino.

Usted trabajó con Soriano en los periódicos donde uno podia aprender a vivir, todavia ahora parecen criaturas moribundos, como es la condición de los
periodicos argentinos ahora?
            —El periodismo argentino, como siempre, es un espacio de lucha ideológica entre la verdad y la mentira. Pero ahora, en 2017, la verdad es marginal y está bastante exhausta, desalentada, mientras la mentira reina por imperio de un gobierno de psicópatas y un sistema multimediático hiperconcentrado y mentiroso serial.

Leyendo Soriano, Argentina parecía una autopista que no lleva a ninguna parte, donde muchos hombres vagan persiguiendo utopias. Ahora qué Argentina hay?
            —Hoy todo está mucho peor. El neoliberalismo está destruyendo nuevamente mi país, y a veces pienso cuánta falta nos hace hoy Soriano, para deleitarnos ahora con su inolvidable Max Ferrarotti.

Usted hizo un largo uso de ironia sobre los defectos de Argentina, que parece muy buena a producir mitos. En vez Soriano parece buscar a los perdedores como su padre. Donde está la verdad?
            —Cada quien la busca como puede y donde cree que podrá encontrarla. Lo que tuvimos en común fueron fuertes figuras paternas, idealistas y algo exóticas, y perdedores románticos.

La mayor carencia de Soriano? Y su mejor calidad?
            —Su mayor carencia y error fue no dejar de fumar a tiempo. Y su mejor calidad yo diría que estuvo en su prosa y en su pasión vital.

Quién ha transpuesto su lección de ironia y desencanto?
            —No lo sé. Cada ser es irrepetible y único.

 Dime lo que echas de menos de Soriano? Y que fue el mejor regalo?  
            —Es como echar de menos a un hermano, con el que no te ves todos los días pero sabes que anda por ahí y que si lo llamas viene, y si te llama vas. Y su regalo fue su sabiduría, porque Osvaldo era además un tipo sabio, que leía honestamente la realidad.

Que es la pagina de Soriano que sigue leyendo siempre?
            —He releído todo y valoro mucho "No habrá más penas..." y algunos de sus cuentos. Pero las dos novelas que más me gustan son "Cuarteles de invierno" y "A sus plantas rendido un león", que son magistrales.

Si fuera un futbolista, Quién es Soriano?
            —Yo diría que Poroto Cubero, el número 5 de Vélez desde hace 20 años. Un jugador pasional, inagotable, fiel a su camiseta. Y además casado con una de las mujeres mas hermosas de la Argentina.

 Si fuera un compositor de tango?
            —Virgilio y Homero Espósito, los autores de "Naranjo en flor".

—Soriano fue un escritor feliz?

            —Para un escritor entendido como él y yo entendimos siempre nuestro oficio, ningún escritor puede ser feliz. La felicidad no es un destino ni una categoría literaria. Pero él sí fue un hombre enamorado, y yo creo que a su modo fue feliz con Catherine y Manuel. Y además era muy divertido, con un enorme sentido del humor, casi infantil, y un extraordinario olfato para la ironía inteligente. Nos sigue haciendo falta, Osvaldo fue un imprescindible.